Blade Runner: reestreno, antecedentes, legado

10 03 2015

Vuelve al cine (al menos en Inglaterra) una de las obras maestras de la ciencia ficción, capaz lo mejor del género en su versión estadounidense, junto con 2001 de Kubrick. Para encontrar algo comparable, es necesario ir hasta Rusia (el Stalker de Tarkovsky o El visitante del museo de Lopushansky), Francia (La Jetée de Marker o Alphaville de Godard), Japón (Cowboy Bebop o Ghost in the Shell) o Alemania (Metropolis).

Los títulos aludidos no son casuales. Trazan un árbol genealógico: Blade Runner es heredera de una tradición francesa del noir futurista, que va desde Alphaville hasta los comics de Metal Hurlant. También, de cierta puesta en escena (poética, melancólica) de lo distópico, elaborada en La Jetée y Stalker. Y, obviamente, de un modelo de ciudad moderna basado en Manhattan (aunque el film sitúe la acción en Los Angeles), especialmente cierta idea febril de una Manhattan colosal y fantasmal, expresada en Metropolis y, también, en muchas ilustraciones especulativas de los años 20, como las del delineador y arquitecto estadounidense Hugh Ferriss. A su vez, Blade Runner se convirtió en un punto de referencia ineludible para la producción ciencia-ficcional que la sucedió: desde animés (las ya mencionadas Cowboy Bebop y Ghost in the Shell) hasta video juegos (Deus Ex, Perfect Dark y The Longest Journey) y otras películas del género (Star Wars: Episodio II, Hasta el fin del mundo de Wim Wenders).

Incluso, en el campo literario, William Gibson, que popularizó el cyberpunk con Neuromante, admitió que, cuando se estrenó Blade Runner, no la fue a ver porque temía que anticipara los temas e imágenes que ansiaba volcar en su novela. Años después, confirmó sus sospechas, y no escatimó elogios para el film. Otro escritor que se entusiasmó con el proyecto fue el mismo Philip K. Dick, autor del libro en el que se basó Blade Runner. Los dejo con sus palabras, que redactó luego de ver tan solo un avance en un programa televisivo (nunca alcanzó a ver la película completa: falleció unos meses antes del estreno):

El impacto de Blade Runner, en el público y en las personas creativas -y, creo, en el campo de la ciencia ficción-, será sencillamente sobrecogedor. (…) Nada de lo que hemos hecho, individual o colectivamente, está a la altura de Blade Runner. Esto no es escapismo; es súper-realismo, tan crudo y detallado y auténtico y convincente que, pues, tras ver el segmento (por televisión) encontré que mi realidad cotidiana era comparativamente insípida.

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




Panorama Mundial de historia y actualidad

Análisis de la Política Internacional

Thoughts on the Asian Stage

A collection of my posts on Asian cinemas, arts, and entertainments.

La Biblia de los Pobres

Reflexiones en torno a la imagen

Fanboy Cave

Cine, Literatura, Videojuegos, Comics y Música

%d bloggers like this: